Reynaldo informa:

„Hola, me llamo Reynaldo, soy de Perú, vivo en la „Ciudad blanca“ de Arequipa. Tengo 32 años y una familia maravillosa, tengo dos hijos: una hija de 15 años y un hijo de tres. Desde hace tres meses, más de 100 días, estamos en cuarentena, encerrados, cada uno en su casa, ya que el gobierno nos ha ordenado tomar precauciones para no contagiarnos de esta enfermedad que nos está afectando tanto. Así que, durante todo este tiempo, nuestra economía se hundió. Cada día sufrimos más esta crisis porque apenas tenemos nada para alimentar a nuestra familia, a nuestros hijos.

Cada día tenemos menos para hacer recados. En el momento álgido de la pandemia, debido a la cuarentena, los precios de los alimentos básicos subieron mucho y los medicamentos también costaron cerca del triple. No es fácil comprarlos en este momento, en una farmacia o en una droguería, como hacíamos antes. Porque normalmente no los hay, o si los hay, no los encuentras. Estos importantes productos siempre cuestan más, muchas veces su precio original antes de la pandemia.

Pero ni siquiera tenemos dinero para sobrevivir, para comprar comida para mis hijos. Y ahora tampoco puedes trabajar, mi mujer a veces va a limpiar a algunas casas y con el poco dinero que trae a casa, compramos la comida para nuestros hijos…“