Nuestro servicio voluntario:

Nuestra asociación ofrece actualmente servicios voluntarios en dos proyectos en Perú:

  • desde 2019 en el Colegio Ludwig van Beethoven (proyecto nº 1) en Arequipa como “Otro Servicio en el Extranjero” (ADiA),

  • a partir de octubre de 2022 en el Colegio alemán Max Uhle (proyecto nº 2), también en Arequipa.

El plazo de aplicación para un servicio voluntario con salida en verano/otoño de 2023 es el 31 de enero de 2023.

¿Qué es el ADiA?

El ADiA, el “Otro Servicio en el Extranjero” es un servicio voluntario internacional.

Desde octubre de 2019 estamos reconocidos como organización proveedora del ADiA por el Ministerio Federal de la Familia, la Tercera Edad, la Mujer y la Juventud (de acuerdo con el artículo 5 de la BFDG en relación con el artículo 14 b párrafos 1 y 3 de la ZDG) para nuestro proyecto nº 1. 

Entre otras cosas, proporcionamos apoyo educativo antes, durante y después del servicio, así como alojamiento y comidas, además de otros servicios administrativos.

Además, la ADiA está asociada a un derecho de prestación por hijo a cargo, pero no se financia con fondos públicos.

Cada año, un total de casi 100 voluntarios en Alemania realizan el ADiA, que se introdujo originalmente como el llamado “servicio civil en el extranjero”. La duración del servicio suele ser de 12 meses. No hay límite de edad.

Puede encontrar más información en: www.bmfsfj.de

Nuestra misión

El motivo de la fundación de nuestra asociación en 2017 fue el deseo de apoyar de forma sostenible las asociaciones escolares entre colegios de Alemania y Perú. Especialmente en un mundo cada vez más globalizado, donde el conocimiento de las culturas y condiciones de vida extranjeras es a menudo superficial o inexistente, consideramos que nuestra tarea es permitir un conocimiento más profundo de otros “mundos”. 

Los voluntarios son el centro del trabajo de la asociación de una manera especial. Después de terminar sus estudios antes de comenzar su formación continua, se encuentran en una fase de la vida que ofrece muchas oportunidades para involucrarse con nuevas culturas y otras realidades de la vida. El desarrollo de las relaciones internacionales ilustra cada vez más claramente que dependemos del compromiso del individuo para una sociedad civil, más justa y orientada al futuro. En este sentido, consideramos que el servicio voluntario es una gran oportunidad para que los jóvenes desarrollen ese compromiso a largo plazo. 

Los miembros fundadores habían experimentado repetidamente durante algún tiempo que las asociaciones escolares requieren sobre todo un compromiso personal estable. Los estudiantes que ya han asumido un compromiso personal con una escuela asociada durante sus años escolares están muy motivados para continuar su compromiso después de sus años escolares. Este enorme potencial debe ser promovido y aprovechado a largo plazo con la ayuda de la asociación BEETOVIANOS INTERNACIONAL – Schule hilft Schule e. V. Para ello, se van a realizar servicios regulares de voluntariado en las escuelas de Perú a través de la mediación y el apoyo de la asociación, en la que estamos especialmente interesados en un encuentro a nivel ocular. 
De esta manera, se debe acercar la fascinante y diversa cultura del Perú a los voluntarios a través del trabajo de la asociación y el individuo debe ser capaz de entrar en el servicio voluntario con curiosidad, respeto e interés por el extranjero. 

Muchos años de contacto con las escuelas de Perú han demostrado repetidamente a los miembros fundadores que este tipo de cooperación abierta y respetuosa es indispensable para cualquier asociación. Al mismo tiempo, el voluntario es un embajador de la cultura alemana durante su misión en Perú y debe ser capaz de proporcionar una visión de las características y valores culturales de Alemania y ampliar los horizontes de los estudiantes peruanos de una manera intensiva a través de su trabajo. 

Además, el trabajo del voluntario en el lugar, por ejemplo, ayudando a los profesores u ofreciendo apoyo adicional a estudiantes individuales, debe ampliar las oportunidades del desarrollo de los estudiantes y promover el despliegue de sus diversos potenciales. Además, hay que apoyar a los propios voluntarios en su desarrollo como ciudadanos políticamente responsables y socialmente comprometidos. 

Una vez finalizada su estancia en Perú, los voluntarios deben transmitir sus experiencias a los interesados del próximo año, informar a las comunidades escolares sobre el desarrollo de la asociación y apoyar las actividades culturales de la misma.

Testimonios:

„… No es así como me imaginaba el final de mi año en el extranjero. No creo que nadie se imaginara así el año 2020. No pude despedirme de mis amigos peruanos y de los profesores y alumnos del Colegio. En realidad, mi familia en Perú quería venir a visitarme y yo quería mostrarles todo lo que pude conocer tan bien. Pero las cosas salieron de otra manera, y eso está bien. Estoy agradecida por todo lo que he vivido, por la gente que he podido conocer, por el país que he llegado a conocer. La situación es ahora trágica en Perú. Hay más infectados y muertos que en casi cualquier otro país de Sudamérica. Y la cifra va en aumento. El problema son los barrios pobres, donde no hay agua corriente ni atención médica. La gente está desempleada y muchos mueren no por el virus sino por el hambre y la sed. E incluso cuando todo esto termine, Perú seguirá sufriendo las consecuencias de la pandemia de Corona durante mucho tiempo. Durante mi estancia en Perú me di cuenta de lo privilegiados que somos. Tenemos muchos derechos y oportunidades y debemos utilizarlos. Por una convivencia pacífica sin discriminación ni odio. Donde nos cuidamos unos a otros y nos ayudamos mutuamente.
Estoy agradecida por todo. Manténgase saludable.
¡Gracias por todo, gracias Perú!“

Katharina, voluntaria en Arequipa (septiembre 2019 a abril 2020)

„Hace casi un año, volé a Arequipa para enseñar inglés y francés. Fue una experiencia fantástica. Los niños no hablaban muy bien el inglés, pero tenían muchas ganas de aprender. Los profesores siempre hicieron todo lo posible para que me sintiera cómodo. Casi todos los fines de semana me invitaban a cenar con la familia de un profesor. Todos fueron generosos y quisieron pasar tiempo conmigo. También me sentí cómodo en la familia de acogida. Juntos hicimos muchas excursiones, por ejemplo, fuimos al mar durante unos días. Si fuera posible, me gustaría volver a experimentar todo eso. Aunque desgraciadamente ya no es posible, definitivamente volveré a Perú, especialmente a Arequipa. He encontrado allí un segundo hogar gracias a la asociación BEETHOVIANOS INTERNACIONAL – Schule hilft Schule e. V.“

Maartje, voluntaria en Arequipa (septiembre y octubre 2019)