Perú, el tercer país más grande de Sudamérica, es un país fascinante para su voluntariado.

Más de 33 millones de personas viven en el país andino, que puede dividirse geográficamente en Sierra (el altiplano andino), Costa (el desierto costero) y Selva (la selva amazónica).

La capital es Lima, una ciudad de diez millones de habitantes situada directamente sobre el Océano Pacífico. Es el centro económico y político de Perú. Los distritos de Miraflores y San Isidro, en particular, albergan numerosas empresas que han contribuido al auge económico del estado oficialmente clasificado como “país en desarrollo” en los últimos años.

En contraste con esto, los “pueblos jóvenes” de la periferia de la ciudad han surgido de la nada en las últimas décadas debido a la fuerte inmigración procedente del altiplano andino. Aquí, a menudo sigue faltando agua corriente, conexión a la red de alcantarillado, carreteras asfaltadas o una recogida de residuos que funcione.

Como la atención médica también ha sido en su mayoría inadecuada, la Asociación Pro Espíritu Santo, que es amiga nuestra, tiene desde 2019 una policlínica en el barrio de El Agustino.

La segunda ciudad más grande de Perú es la capital regional, Arequipa, en el sur (más de un millón de habitantes). Aquí se encuentran nuestros dos lugares de voluntariado Beethoven y Max Uhle.